Tiemblas las piernas al dormir. Calambres. No dejes que eso te afecte la calidad de vida.

Actualizado: jun 23


Un trastorno del sueño caracterizado por temblores en las piernas, algunas veces dolor y otras sensaciones desagradables constituye a menudo una necesidad casi irresistible de mover las piernas, disminuyendo la calidad de vida de muchos de los afectados.


Esta angustia emocional significativa, está provocando insomnio y angustia mental que contribuye a una considerable carga física y psicológica para quienes padecen SPI llamado síndrome de piernas inquietas.


Las causas o factores de riesgo que provocan un flujo sanguíneo inadecuado son muy similares a los factores que desencadenan la ateroesclerosis (endurecimiento de las arterias).


Desafortunadamente, los fármacos utilizados para tratar los efectos psicológicos asociados con el SPI, como los antidepresivos tricíclicos (ATC) y los inhibidores selectivos de la captación de serotonina (ISRS), pueden desencadenar o empeorar los síntomas.


El síndrome de piernas inquietas (SPI) es un trastorno que se puede clasificar como primario o secundario; Se desconoce la causa exacta del SPI primario, aunque se cree que la señalización alterada de la dopamina juega un papel importante, mientras que el SPI secundario está relacionado con una afección médica subyacente, como diabetes, trastornos venosos crónicos y deficiencia de hierro.


Son varias las causas y los factores de riesgo del síndrome de piernas inquietas, entre ellos:

Historia familiar

Nefropatía

Diabetes / intolerancia a la glucosa

Trastornos venosos crónicos

Deficiencia de hierro (o donación regular de sangre)

Estilo de vida sedentario


¿Pero, qué cambios en el estilo de vida pueden ser beneficiosos?

Evite estimulantes como la nicotina y el exceso de cafeína.

Haga ejercicio con regularidad, pero no justo antes de acostarse

El masaje y la acupuntura, junto con medicamentos o solos, pueden ofrecer alivio para algunas personas con SPI.

Si ha estado mucho tiempo sentada, te haría bien tumbarse y colocar las piernas en alto, concretamente, por encima del corazón.

Varias intervenciones naturales como la diosmina y el ácido fólico pueden ayudar a aliviar los síntomas o las causas subyacentes del SPI.


La diosmina es un derivado natural de la flavona que se usa a menudo para apoyar la función venosa y mantener piernas hermosas.


Dado que los trastornos venosos se han relacionado con el SPI, la diosmina es un posible tratamiento prometedor.


La deficiencia de hierro o el metabolismo cerebral alterado del hierro se han relacionado con el SPI; A menudo se recomienda la suplementación para pacientes con SPI que han sido evaluados y han demostrado tener deficiencia. Se ha demostrado que la suplementación con hierro mejora significativamente los síntomas en pacientes con SPI.

Los niveles bajos de ácido fólico pueden influir en el SPI, especialmente en mujeres embarazadas. Las mujeres embarazadas con niveles más bajos de folato tenían más probabilidades de desarrollar SPI que las mujeres que tomaron vitaminas durante el embarazo.


Los niveles bajos de magnesio pueden provocar la excitabilidad de las neuronas; Los suplementos de magnesio se utilizan a menudo para prevenir la actividad anormal en el sistema nervioso. Un estudio de caso indicó que el magnesio puede mejorar los síntomas y los problemas del sueño asociados con el SPI.


La diabetes y la prediabetes son factores de riesgo conocidos del SPI. Cuide esta condición con suplementos que ayudan a controlarla.


La valeriana, un sedante a base de hierbas, se usa a menudo como ayuda para dormir. En un ensayo clínico, la suplementación con valeriana resultó en mejoras en los síntomas del SPI y menos somnolencia diurna.

Otras intervenciones naturales que pueden ayudar a aliviar los síntomas del SPI incluyen D-ribosa y vitaminas C y E


Fuente:

Revista Life Extension articulo Dra. Shayna Sandhaus , PhD

Allen RP, Barker PB, Wehrl F y col. Medición de hierro cerebral por resonancia magnética en pacientes con síndrome de piernas inquietas. Neurology 2001; 56: 263.

Wikipedia

Podoactiva.com

WebMD

8 vistas0 comentarios