La inflamación no es una enfermedad, pero puede ser el camino a la muerte


La inflamación en sí no es una enfermedad, pero se presenta, en diversos grados, en condiciones de salud adversa.

La inflamación es la forma que tiene el cuerpo de combatir las infecciones y responder al trauma. Esta es aguda cuando es necesaria para la salud y debe resolverse por sí sola. Sin embargo, si no se resuelve y se vuelve crónica, puede contribuir a muchos problemas de salud.

La inflamación es causada por un "insulto" al cuerpo. Una inflamación aguda puede ser causada por una herida o una infección, pero la crónica es menos fácil de identificar. Con la edad, el cuerpo pierde parte de la capacidad de resolver la inflamación, lo que resulta en una inflamación crónica de bajo grado que está relacionada con enfermedades como la diabetes, accidentes cerebrovasculares y más.

Muchos tipos de inflamación general a menudo ocurren sin síntomas adicionales. Se reconoce cada vez más el papel que juega la inflamación en una amplia gama de enfermedades. Si bien la inflamación es una parte esencial de las defensas del sistema inmunológico, a menudo puede volverse crónica y excesiva, lo que resulta en daños en todo el cuerpo.

La información sobre las estrategias y la investigación con respecto a la reducción de la inflamación por ciertas condiciones de salud específica se discutirá en otro artículo.

El estilo de vida juega un papel importante en la inflamación: las dietas ricas en azúcar agregada y grasas trans, granos refinados, promueven la inflamación, mientras que las dietas ricas en frutas y verduras pueden ayudar a reducirla.

Una dieta adecuada, elecciones de estilo de vida y los nutrientes adecuados pueden ayudar a promover una respuesta inflamatoria saludable.

Hay varias formas naturales de ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Llevar un estilo de vida saludable es absolutamente esencial: coma muchas frutas y verduras, limite las grasas trans y la azúcar agregada, haga ejercicio con regularidad, duerma lo suficiente y controle los niveles de estrés. Los ingredientes como la curcumina, omega 3 y el jengibre también tienen potentes propiedades antiinflamatorias.


Los mediadores Pro-resolutivos especializados (SPM) ayudan al cuerpo a resolver naturalmente la inflamación también.

¿Pero cómo detectar factores inflamatorios?

Existen dos análisis de sangre bastante económicos que son buenos marcadores de inflamación sistémica. Se pueden usar para detectar la presencia de inflamación crónica y controlar el éxito o el fracaso de varios regímenes antiinflamatorios:


  • Proteina C reactiva de alta sensibilidad

  • Fibrinógeno.

Los siguientes son mas costosos:

  • Pruebas de Citocinas

  • Factor de Necrosis Tumoral alfa (TNF-a)

  • Interleucina-1 (IL-1B)

  • Interleucina-6 (IL-6)

  • Interleucina-8 (IL-8)

Existen medicamentos antiinflamatorios como la pentoxifilina, Metformina, Aspirina y las estatinas que se usan para bajar el colesterol.

Las fibras, el magnesio, Vitamin D, Vitamina E, zinc, selenio, Te verde, Cúrcuma, Benfotiamina y Carnosina son suplementos que ayudan a la inflamación.


Si tienes los marcadores altos o no, una buena decisión es incluir dentro de su programa de suplementos nutricionales los mediadores Pro-resolutivos especializados (SPM), que juegan un papel importante en la resolución de la respuesta inflamatoria.


SPM ayudan a los macrófagos a limpiar los desechos celulares, lo que permite la recuperación de células sanas, rejuvenecen los tejidos que han sido dañados por la inflamación, y reequilibran las citocinas aumentando los mediadores antiinflamatorios y reduciendo los mediadores proinflamatorios.


La inflamación crónica contribuye al envejecimiento y la degeneración, y los mediadores Pro-resolutivos pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades asociadas con la inflamación y el envejecimiento.

Fuente:

Franceschi C, Campisi J. Inflamación crónica (inflamación) y su posible contribución a las enfermedades asociadas a la edad. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. Junio ​​de 2014; Supl. 69 1: S4-9.

Livshits G, Kalinkovich A. Inflamación como terreno común para el desarrollo y mantenimiento de sarcopenia, obesidad, miocardiopatía y disbiosis. Aging Res Rev.2019 Dec; 56: 100980.

Fattori V, Zaninelli TH, Rasquel-Oliveira FS, et al. Mediadores lipídicos pro-resolutivos especializados: una nueva clase de analgésicos no inmunosupresores y no opioides. Pharmacol Res. Enero de 2020; 151: 104549.

Revista Life Extension Enero 2020


0 vistas0 comentarios